Contenido principal

Recicla

A  través de acciones muy sencillas podemos modificar nuestros hábitos cotidianos para contribuir a una relación más sostenible con el planeta y reducir el daño ambiental.


SEPARÁ

Todo mezclado es basura pero separado son recursos.

La separación en origen es una acción muy sencilla pero con un impacto ambiental muy importante.


¿Qué es la separación en origen?

Es la separación domiciliaria de los residuos para distinguir aquellos materiales reciclables de aquellos que no lo son. Si se separan correctamente, el 80 % de los residuos que generamos periódicamente en nuestras casas pueden ser recuperados y reinsertados en el sistema productivo, reduciendo así el volumen total de basura.

  1. Separá los residuos orgánicos de los inorgánicos
  2. Los residuos inorgánicos que separes para reciclar tienen que estar limpios y secos
  3. Los residuos orgánicos pueden ser reutilizados para hacer compost


¿Qué hacer con los residuos inorgánicos que separás? 

Podés llevar la bolsa a cualquiera de los Puntos Verdes: campanas ubicadas en puntos estratégicos en dónde podés tirar los residuos reciclables limpios y secos para que puedan ser reutilizados. 

¿Dónde están ubicados los Puntos Verdes en nuestra ciudad?

Plaza Rivadavia - Esquina Av. Alem y M. Antas García
Plaza Ludovica Ferrari - Esquina Av. San Lorenzo y Av. Tucumán
Plaza Barrio Jardín - 
Ce.Pa.Dis - Pirovano 231
Anado Club Rivadavia 

 

¿Qué hacer con los residuos orgánicos que separás?

A partir de los residuos orgánicos podés obtener compost: un producto natural vivo que mejora las propiedades del suelo.

El compost se produce a través de la biotransformación de residuos orgánicos de origen vegetal y animal, por acción de microorganismos como bacterias, hongos y levaduras, y por pequeños animales detritívoros como lombrices, tijeretas y escarabajos.

El 50 % de los residuos que generamos en nuestro hogar son orgánicos, y los podemos reutilizar a través del compostaje.

 

¿Cuáles son los beneficios de la separación en origen?

  • Menos costos en la gestión de Residuos Sólidos Urbanos (RSU)
  • Menos energía destinada a recolectar, tratar y disponer los residuos
  • Disponibilidad y recuperación de nutrientes y materia orgánica
  • Menos residuos en rellenos sanitarios o basurales a cielo abierto
  • Menos enfermedades y ausencia de patógenos
  • Disminución de gases de efecto invernadero (GEI)

 

Cambiemos el presente.
Mejoremos el futuro.