Oficina Municipal de Información al Consumidor

Funciones de las OMIC

Los consumidores y usuarios tienen a su servicio, de manera gratuita, la posibilidad de realizar consultas, tanto telefónicas como presenciales, presentar hojas de reclamación y/o solicitar información y documentación en materia de consumo.

Las OMIC están dirigidas por funcionarios públicos expertos en materia de consumo que protegen a los consumidores y usuarios de su Municipio de diversas formas:

  • Ofrecen información, ayuda y orientación a los consumidores.
  • Tramitan los reclamos que les presentamos directamente los consumidores o las asociaciones de consumidores.
  • Fomentan la educación y formación de los consumidores.
  • Colaboran con otras entidades públicas y privadas, también dedicadas a la protección de los consumidores.
  • Fijar y celebrar audiencias conciliatorias entre el denunciante y al empresa denunciada.
  • Elevar las actuaciones al organismo municipal de aplicación en el caso que fracase la conciliación o para su homologación.

Las OMIC son oficinas dependientes del Ejecutivo Municipal que tienen por finalidad atender y resolver los reclamos dentro esa jurisdicción comunal.

La OMIC LINCOLN no atiende los reclamos por suministro de gas , luz , agua atento que son recibidos por la Oficina de la Defensoría del Pueblo por tratarse de reclamos ante un prestador de Servicios Públicos

Asuntos tratados

Las OMIC entienden de todos los asuntos relacionados con el ámbito del consumo, básicamente:

Bienes (automóviles, electrodomésticos, juguetes y ropa, por ejemplo)

Suministros (telefonía fija y celular e Internet)

Servicios (seguros, transporte, comercio, viajes,  etc.).

¿Quién puede utilizar este servicio?

Los consumidores y usuarios finales según la definición que da la Ley (personas físicas o jurídicas que compren o utilicen como destinatarios finales, bienes, productos, servicios, actividades o funciones, cualquiera que sea la naturaleza pública o privada, individual o colectiva de quienes los producen, facilitan, suministran o expiden) pueden acudir a los servicios de una OMIC.

No tienen la consideración de consumidores finales quienes, sin constituirse en destinatarios finales, compren, almacén, utilicen o consuman bienes o servicios con el fin de integrarlos en procesos de producción, transformación, comercialización o prestación a terceros. Por ejemplo, un tendero que compra mercancía para su venta a terceros, o un profesional autónomo que vende a empresas.

Cómo se presenta una reclamación en una OMIC

El consumidor que desee reclamar contra un empresario debe rellenar un impreso oficial de la OMIC (presencialmente o por medio de la OMIC, detallando sus datos, los del comercio reclamado, los sucesos, su pretensión y la documentación probatoria en la que se apoya para justificar su pretensión.

Además, deberá aportar como mínimo la siguiente documentación:

  •  Datos personales, que incluyan nombres, apellidos, dirección, teléfono, mail  entre otros.
  •  Datos de la empresa o establecimiento objeto de la reclamación, entre los que se deben indicar el nombre comercial, la razón social, el domicilio y el teléfono.
  •  Documentación relativa al caso. Se deben aportar tiques, facturas, presupuestos, documentos contractuales, recibos e incluso, información publicitaria.